Cirugía para la fractura de rodilla

¿En qué consiste?

Las fracturas de la articulación de la rodilla más frecuentes son las fracturas de rótula, también encontramos fracturas de la parte baja del fémur (cóndilos femorales) o la parte superior de la tibia (meseta tibial).

La cirugía consiste en fijar los huesos fracturados, en caso de la rótula.

El método más frecuente es la fijación con agujas y cerclaje alámbrico, en el fémur y tibia usamos habitualmente placas y tornillos especialmente diseñados para estas localizaciones anatómicas. 

Post operatorio

Según el tipo de fractura el paciente está ingresado 1-3 días, al alta seguramente llevará un vendaje compresivo en toda la pierna, este vendaje se podrá cambiar por una rodillera elástica en unos días tras retirar el material de sutura.

También se ayudará para caminar de unas muletas.

Se le indicarán ejercicios suaves de flexión y extensión de rodilla.

El apoyo del pie en el suelo se suele comenzar entre las 3 y 5 semanas en función del tipo de fractura.

La rehabilitación es importante para recuperar el balance articular y muscular del miembro lesionado.

¿Qué puede esperar?

La reducción y fijación interna de las fracturas permite el inicio de la movilización de la rodilla de forma precoz evitando rigidez, así mismo, la reducción de estas fracturas que afectan la articulación ayuda a prevenir la artrosis postraumática.

En algunos casos el paciente tendrá que esperar unas semanas hasta poder apoyar el pie en el suelo y caminar tras la cirugía hasta que las fracturas más complejas presenten algún signo de consolidación ósea.

Preguntas frecuentes de los pacientes

¿Cuándo podré volver a practicar deporte?

Las fracturas de rótula curan en 4-6 semanas, en cambio las de fémur y tibia pueden necesitar 2-3 meses para consolidarse totalmente.

Los deportes de impacto como la carrera, tenis, fútbol, etc. deben de demorarse bastante tiempo, en cambio animaremos a nuestros pacientes a caminar, hacer bicicleta o natación cuando se le permite apoyo total del miembro operado.

¿Puedo realizar movimientos con la rodilla?

Uno de los objetivos de la cirugía es conseguir una unión rígida de los huesos fracturados que permita una movilización precoz.

La movilidad de la rodilla facilita la consolidación del hueso, a la vez que evita la rigidez y previene el desgaste de la articulación.

Al realizar movimientos activos también se evita la atrofia muscular.

El paciente operado comenzará con pequeños movimientos articulares

Anuncio de responsabilidad: Toda la información expuesta en la página web www.cirugiadelhombro.es no reemplaza las opiniones emitidas por su médico habitual ni suplanta una consulta médica. Responsable médico: Dr. Diego Giménez Belmonte.